EMBAJADOR RICARDO MENESES VENEZUELA

Seg, 14 de Janeiro de 2013 11:37 Acessos: 5695
Imprimir
RICARDO_MENESES
EXCELENTÍSIMO SEÑOR EMBAJADOR RICARDO MENESES

Ministro Plenipotenciario en Venezuela



MANIFIESTO POR LA PAZ DE VENEZUELA


EDIFICAR UN MUNDO FRATERNO DE PAZ Y LIBERTAD ES TAREA DE TODOS



La paz no sólo es tarea de todos, comienza en cada uno de nosotros, en cada persona. La paz no puede ser determinada por una parcialidad, ser cerrada o sesgada. No es algo separado o exclusivo de alguien, de un gobierno o sistema político. Sin embargo, es la actitud, la que determina el éxito o fracaso de un ambiente de paz. Sin tolerancia, no se puede crear un ambiente de fraternidad. Muchos menos, si el discurso que se utiliza es violento, descalificador y excluyente, de algunas de las partes que integran a la comunidad de personas.

PREAMBULO

Ante la incertidumbre en relación a la salud del Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, y decisiones acomodaticias del Tribunal Supremo de Justicia para justificar el desconocimiento constitucional, motivo por el cual, el país se ve  afectado, no solo en su institucionalidad, sino que se encuentra en un limbo jurídico que nada contribuye al establecimiento de la paz. Paz que está expresada de forma taxativa en la Carta Magna, que dice en su Artículo 7. Que la Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución. Aprobada y aceptada por todos y que en su Artículo 2. Establece que Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.



Ante cuyo desconocimiento y en seguimiento de lo establecido en la Carta Democrática Interamericana, la cual contempla en su contexto que: "Los Pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla". Cuyo contexto, fue aprobado en sesión plenaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), el 11 de septiembre de 2001, como un compromiso DE LOS PAÍSES MIEMBROS a fortalecer la cultura democrática en América.

CONSIDERANDO

Que es obligación de los estados, aplicar y hacer aplicar los tratados internacionales, por ser un derecho contemplado en el principio fundamental sobre el que descansa el Derecho internacional y por supuesto el Derecho de los tratados, como una de sus fuentes principales, el principio: pacta sunt servanda, que no sólo, ha sido reconocido por la doctrina y la jurisprudencia internacionales, sino que, está entronizado en el tercer párrafo del preámbulo y en el artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas e igualmente el principio ha sido incorporado en múltiples instrumentos internacionales de carácter convencional, entre los cuales cabe destacar por su importancia las Convenciones de Viena sobre el Derecho de los Tratados, de 23 de mayo de 1969, y sobre el Derecho de los Tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales o entre Organizaciones Internacionales, de 21 de marzo de 1986.

CONSIDERANDO

Que el interés supremo de la paz y la seguridad manteniendo como eje central la democracia, los derechos humanos, el desarrollo integral y la lucha contra la pobreza, la Carta Democrática que orienta su objetivo principal al fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática, estableciendo procedimientos para actuar, no solamente cuando la democracia se interrumpe totalmente -como en el caso de un golpe de estado- sino también cuando el orden democrático ha sido seriamente alterado y la democracia está en riesgo.

CONSIDERANDO

Que según establece la Carta Democrática en el artículo 6, que dispone: "La participación de la ciudadanía en las decisiones relativas a su propio desarrollo es un derecho y una responsabilidad". Razón por la cual, que en momentos tan delicados de nuestra historia republicana de Venezuela, esa activados todos los mecanismos contemplados en dicha carta, en especial los concernientes a los valores fundamentales de la democracia como son: el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, la responsabilidad de los pueblos de elegir a sus gobernantes y expresar su voluntad a través de elecciones libres y justas; la transparencia y rectitud de las instituciones del Estado y de quienes se han designado como responsables de las mismas, el reconocimiento y respeto de los derechos sociales; la existencia de espacios y mecanismos de participación pública para que los ciudadanos se involucren directamente en la definición de su propio destino; y por último, el fortalecimiento de los partidos y organizaciones políticas como medios de expresar la voluntad popular.

En el entendido, de que la Carta de la Organización de los Estados Americanos reconoce que la democracia representativa es indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región y que uno de los propósitos de la OEA es promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto de no intervención;

RECONOCIENDO

Que los aportes de la OEA y de otros mecanismos regionales y subregionales en la promoción y consolidación de la democracia en las Américas;

RECORDANDO

Que los jefes de Estado y de Gobierno de las Américas reunidos en la Tercera Cumbre de las Américas, celebrada del 20 al 22 de abril de 2001 en la ciudad de Quebec, adoptaron una cláusula democrática que establece que cualquier alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático en un Hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación de dicho Estado en el proceso de Cumbres de las Américas y que las cláusulas democráticas existentes en los mecanismos regionales y subregionales en su mayoría expresan los mismos objetitos que la Cláusula democrática adoptada por los Jefes de Estados y de Gobierno en la ciudad de Quebec; países en los diferentes ámbitos de la actividad pública contribuye a la consolidación de los valores democráticos y a la libertad y solidaridad en el Hemisferio.

TENIENDO PRESENTE

EL DERECHO DE TODOS LOS PUEBLOS A VIVIR EN DEMOCRÁCIA

En Representación del PARLAMENTO MUNDIAL DE SEGURIDAD Y PAZ del Cuerpo Diplomático de las Naciones Unidas y como ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela. Pariente descendiente del Libertador Simón Bolívar. Excelentísimo Embajador de Paz Ricardo Meneses Pilonieta, en solicitud de buenos oficios.

El presente MANIFIESTO, constituye una DENUNCIA, que serà consignada ante los organismos competentes de la jurisdicción nacional e internacional. Tiene la finalidad, de hacer un llamado de manera respetuosa pero firme y concreta, a las Autoridades Competentes de la Organización de Estados Americanos. OEA,

A su Excelencia:

Dr. José Miguel Insulza

Secretario General de la Organización de Estados Americanos

Su Despacho.-


Para que atienda en el área de sus competencia y buenos oficios, el CASO VENEZOLANO en la defensa de la democracia y active todos los mecanismos correspondientes de participación ciudadana, para que reciba en el ceno de la Organización de Estados Americanos, a los distinguidos representantes del Parlamento Venezolano: Asamblea Nacional (A.N.), quienes tienen urgentes asuntos de su competencia en relación a la democracia en Venezuela.

INSTANDO

A la Fuerza Armada Bolivariana y demás Cuerpos de seguridad acreditados del Estado Venezolano, y al pueblo en general, para que se mantengan atentos y apegados a la institucionalidad democrática prevista en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El Parlamento Mundial de Seguridad y Paz está muy atento y solidario, tanto con el Presidente Chávez como con el Pueblo Venezolano a quienes desea la unión y la paz que ante toda situación extraordinaria y especial, debe prevalecer, a pesar de las diferencias. Porque un conflicto armado y la falta de sensatez afecta a todos por igual, en particular, a los más vulnerables, a los niños, niñas y adolescentes, personas de la tercera edad y a las mujeres. En el entendido, de que en una guerra, se puede establecer su inicio, pero muchas veces no el final, las guerras solo dejan odio y heridas profundas, que por lo general son fatales para la humanidad.

"Una paz duradera" según la Jefe de derechos humanos de la ONU, Navi Pillay: "paz sólo se logrará a través de la búsqueda de la justicia y el fin de la impunidad".

En tal sentido, y esperando que todos puedan encontrar puntos de coincidencia, sensatez, tolerancia y equilibrio dentro del ámbito de la paz y la fraternidad. Considerando, que la verdad siempre termina prevaleciendo a pesar de los más elaborados esfuerzos por ocultar una realidad. La información veraz y oportuna en relación a los asuntos públicos de interés de la nación, no solo, es un derecho humano de los pueblos, como lo es, el derecho a la libre expresión, es una obligación por parte de los órganos de información y divulgación del Estado.

Sin más nada a que hacer referncia. Queda de ustedes, de Dios y de la Patria Venezolana.

Atentamente,

Quien suscribe:

Embajador Ricardo Meneses Pilonieta
World Parlament of Security And Peace venezuela
V6915994

Av. Ppal. Colinas de Bello Monte, Edf. El Cigarral, piso 6. Ofic. 6a. Caracas 1059 Venezuela

Correo e. Este endereço de e-mail está protegido contra spambots. Você deve habilitar o JavaScript para visualizá-lo.
Última atualização em Sáb, 09 de Fevereiro de 2013 06:45